Tengo que decirle que había escuchado hablar de Salt-Away años atrás y pensé que posiblemente no trabajaría. Yo sabía por mis años de experiencia con botes que la única manera de sacar la sal era enjuagar físicamente con agua y jabón. Hace 4 años atrás yo puse en servicio mi bote más grande – un viejo bote de rastra de acero de 57’ con pintura LP en el exterior. Basado en cuanto tiempo me tomo en limpiar mi bote de 50’ previo, no quería limpiar nuevo bote grande. Con mucha esperanza y en medio de la desesperación traté Salt-Away y para mi sorpresa y alivio, realmente funcionó. Pude lavar el bote y no tuve que volver atrás a lavar las ventanas o los toldos de vinyl. Ahora yo uso Salt-Away en todo y en cualquier cosa que ira o estará cerca del océano, desde equipos de pesca hasta los cobertores de los botes. Es un producto fantástico que me ha ahorrado mucho tiempo.

He mantenido mi bote en Canadá por los últimos 4 años y me he sorprendido como solo pocas personas conocen su producto. Porque nosotros hemos estado todo el verano cruzando a lo largo de la costa oeste con frecuencia me encuentro con personas que están lavando sus botes. Me he detenido y les he preguntado si alguna vez han  tratado Salt-Away o si han escuchado mencionar este producto. La mayoría del tiempo he encontrado personas que jamás han escuchado hablar de él. Yo siempre les ofrezco my aplicador lleno con Salt-Away, ellos lo prueban, lo aman y entonces tiene un nuevo cliente de por vida. Yo diría que el comentario boca a boca es probablemente la mayoría de su mercadeo.

Yo estoy consciente de que existen otros productos similares en el mercado y que tiendas como West Marine ha tratado (en su típica manera) de introducir esos otros productos inferiores para incrementar sus ganancias. Yo entiendo por su personal que hay tanata demanda por Salt-Away que ellos han tenido que traerlo de nuevo.

Felicitaciones por el tiempo y el producto salva equipos y gracias de nuevo por el aplicador!

Sinceramente,

Roger DeWeese

©Derechos de autor, Salt-Away Products 1994. Reservados todos los derechos.

“Con mucha esperanza y en medio de la desesperación traté Salt-Away y para mi sorpresa y alivio, realmente funcionó. "."

Estimada Lenora Meister,

Solo una breve nota de gratitud por reemplazar el aplicador de espray que se me cayó y se rompió el otro día. Fue en realidad una sorpresa placentera el recibir el aplicador entero, aún cuando solo necesitaba el recipiente. Tal generosidad, desafortunadamente no tan común en estos días como solía ser en América tiempo atrás (fue mi culpa haberla roto).